viernes, 17 de abril de 2015

Debate y Diálogo: "Es necesario un bypass en la avenida 28 de Julio"


Innumerables opiniones a favor y en contra ha generado la cancelación del proyecto Río Verde por parte de la Municipalidad de Lima y el inicio de la construcción de los tres bypass de las avenidas Arequipa, Arenales y Garcilaso de la Vega.
El programa Debate y Diálogo, conducido por Violeta Reaño, consultó a Marité Bustamante, ex regidora del municipio de Lima, a Luis Quispe Candia, presidente de la ONG Luz Ámbar, y a José Villalobos, secretario general del Concejo Metropolitano de Lima, si es necesario un bypass en la avenida 28 de Julio.

http://www.tvperu.gob.pe/informa/locales/debate-y-di-logo-es-necesario-un-bypass-en-la-avenida-28-de-julio

martes, 14 de abril de 2015

El Mudo Malandraso la ley no existe pa su 10%; Alonso Segura y Luis Castañeda enfrentados por by-pass

Titular del MEF señala que proyecto requiere visto bueno de su sector, pero burgomaestre afirma que ministro está equivocado
Los ministros Alonso Segura, de Economía y Finanzas; y Manuel Pulgar-Vidal, del Ambiente, pusieron serios reparos legales y ambientales al alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, con respecto al cancelado proyecto Río Verde y su reemplazo por los by-pass en la Av. 28 de Julio.
El emplazamiento generó una locuaz respuesta de la autoridad edil y de su equipo de asesores, quienes afirman que el titular del MEF estaría “absolutamente equivocado”.
TAMIZ. Según precisiones del ministro de Economía, el proyecto de construcción de tres by-pass en la citada avenida (ya en ejecución) es el resultado de una adenda o ampliación en el contrato inicial del proyecto Río Verde. 

Dicha adenda no cuenta con la obligatoria opinión del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), de acuerdo con el punto de vista de los técnicos de este portafolio.
“Con respecto a la pregunta de si requiere opinión (del MEF) o no la obra del by-pass, toda adenda, obligatoriamente, tiene que pasar por el Ministerio de Economía y Finanzas. Es obligatorio”, declaró ayer Alonso Segura al final de una actividad oficial en Ventanilla, Callao.
Los reporteros le hicieron notar que los voceros municipales desestimaron tal obligatoriedad.
Segura, muy serio, respondió de modo tajante: “Lean la ley, lean la ley”.
 
RÍO VERDE. El ministro del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal, abordó, por separado, otro ángulo del tema.
A su juicio, resulta cuestionable el uso de recursos financieros que estaban destinados al proyecto ecológico Río Verde para la construcción de túneles que, en su opinión, no resolverán el problema de tránsito en el Centro de Lima.
Río Verde era parte del proyecto Vía Parque Rímac para poner en valor las riberas del río entre los distritos de San Juan de Lurigancho y San Martín de Porres.
 
Calificó de “negativa” la anulación de dicho proyecto, que planeaba un área verde de 25 hectáreas a lo largo de 2.5 kilómetros para la ciudad. El plan incluía la reubicación de 250 familias de la comunidad shipibo-conibo que a la fecha ocupa la zona llamada Cantagallo. Estaba prevista la construcción de un conjunto habitacional para dicha comunidad amazónica.
“Es mejor tener una obra como Río Verde -declaró Pulgar-Vidal- que estar construyendo tres by-pass que eventualmente, y con otro presupuesto, se podrían hacer luego”.
Resaltó que dicho proyecto tenía un enfoque social, pues contemplaba la construcción de espacios verdes para la ciudad.
“Se tiene que buscar una alternativa para desarrollar esta área del río Rímac que estaba destinada para Río Verde”, sugirió.

Dicho proyecto, en su opinión, “era parte de una obra integral que implicaba la reubicación de los shipibos de Cantagallo. Hay que cumplir las cosas que se ofrecen”.
LOCUAZ. Por su parte, Luis Castañeda abandonó repentinamente su habitual parquedad para defender en diversos medios su postura. Ofuscado, insinuó un supuesto boicot.
“Lo que pasa es que cuando uno empieza a hacer obras, hay que ver cómo boicoteamos las obras, así de simple”, declaró anoche a RPP, pero luego matizó su afirmación señalando más bien “una gran equivocación” del ministro Segura.
“Yo no tengo por qué consultarle. No hay ninguna dependencia de la Municipalidad de Lima del MEF, sino simplemente en los casos específicos que la ley obliga”, explicó.
A su juicio, no corresponde en este caso el visto bueno del MEF, por cuanto los fondos para los by-pass de la Av. 28 de Julio provienen de un fideicomiso.
 
Citó en su respaldo el informe favorable de un conocido estudio jurídico, reporte pagado por el municipio.
Dicho documento fue elaborado por el Estudio Benites, Forno & Ugaz Abogados y señala que para la modificación del master plan no resulta exigible la opinión previa favorable del MEF.
“Yo también digo ‘lean la ley’. Nuestro querido ministro no es abogado; zapatero, a tus zapatos”, sentenció desafiante.

Preguntado sobre si consideraba la postura del ministro Segura como una presunta represalia por la censura a Ana Jara, que la bancada de su partido, Solidaridad Nacional, respaldó, Luis Castañeda respondió: “No quisiera tomarla como algo así. Quisiera tomarla como una equivocación. Es buena persona”.
SHIPIBOS. Consultado sobre las demandas de la población shipiba asentada en Cantagallo, el alcalde resaltó que ya se inició el diálogo con representantes de esta comunidad para un plan de reubicación en una zona de San Juan de Lurigancho.

Las obras en la Av. 28 de Julio motivaron las protestas de algunos sectores de vecinos y transportistas, entre otras razones porque se agudizó la congestión en la zona.
Sin embargo, el burgomaestre de Lima señaló que dichas obras serán culminadas.

http://diariocorreo.pe/tema-del-dia/segura-y-castaneda-enfrentados-por-by-pass-579791/ 

domingo, 5 de abril de 2015

El Río Verde que 4 gestiones ediles trabajaron y que Castañeda niega

Repercusiones. Proyecto sí cuenta con expediente técnico, asegura arquitecto Ortiz de Zevallos. Obra fue estudiada por gestiones de Jorge del Castillo, Belmont, Andrade y Villarán.
Carlos Contreras

"¡El proyecto Río Verde existe,  yo lo he diseñado!", reclama el arquitecto Augusto Ortiz de Zevallos al conocer la respuesta que dio el alcalde Luis Castañeda Lossio el pasado jueves 26 de marzo, mientras inspeccionaba los daños en Chosica.
"En realidad nunca hubo absolutamente nada. No hubo proyecto, si no que me lo enseñe alguien", refirió aquella vez el burgomaestre de Lima, como justificando la construcción del bypass (con el presupuesto de Río Verde) que unirá las avenidas Garcilaso y Arequipa y servirá para tener una alameda que conecte el Campo de Marte con el Parque de la Exposición, siguiendo la avenida 28 de Julio.


Pues bien, este diario explicará ahora cómo fue pensada la obra que rescataría la lamentable situación en la que se encuentra el río Rímac y que generaría que la ciudad gane 25 hectáreas de áreas verdes (con el Gran Parque de Lima), espacio para un nuevo museo, un anfiteatro, plazas, puentes peatonales y un malecón de gran extensión.
Pero primero, un poco de historia. Río Verde es un proyecto que se ha elaborado durante cuatro gestiones de la Municipalidad de Lima. El arquitecto Augusto Ortiz de Zevallos lo presentó por primera vez en 1981 durante un foro realizado en la ciudad. Luego esta idea se concretó, publicó y aprobó por el Concejo Metropolitano en el marco del Plan del Centro de Lima durante la gestión de Jorge del Castillo, en 1987. Dos años después, el Concejo lo consideró dentro del PlanMet (Plan de Desarrollo Metropolitano de Lima y Callao 1990-2010).
"Por esos años, incluso, Río Verde (que en ese entonces se llamaba Parque del Río Hablador) fue asumido por el Patronato de Lima como sustento para conseguir la declaración del Centro Histórico como patrimonio cultural de la humanidad (1988)", afirma Ortiz de Zevallos.

En la primera gestión de Ricardo Belmont como alcalde de Lima (1990-1993), este llama al citado urbanista para que dirija el proyecto que quedó perfilado y diseñado, con aprobación del Instituto Nacional de Cultura (INC). "Todo esto se trabajó desde ProUrbe, hoy Instituto Metropolitano de Planificación (IMP)", asegura el arquitecto, mostrando documentos, planos y estudios.
Luego, en 1997, el alcalde Alberto Andrade acoge el proyecto que busca recuperar el río Rímac y lo considera un proyecto eje de la ciudad. Sin embargo, con la llegada de Castañeda este queda paralizado.
Es con base en esta normativa vigente que, en el 2011, la ex alcaldesa Susana Villarán toma interés por Río Verde.


RENEGOCIACIÓN 

Cuando ella inició su gestión recibió de su antecesor, Luis Castañeda Lossio, el proyecto Línea Amarilla, que se extiende por toda la vía de Evitamiento (16 km) y la bifurca al crear un nuevo ramal (9 km), el cual empieza en un túnel de 2 km que pasa bajo el río Rímac y, de vuelta a la superficie, sigue por la avenida Morales Duárez hasta el cruce con la avenida Universitaria, en el límite con el Callao. La concesionaria es Lamsac,  subsidiaria en el Perú de la empresa brasileña OAS.
Fueron seis meses de negociaciones en los que Villarán logró firmar una adenda del contrato. Esta consistió en agregar al proyecto vial otro denominado Río Verde, el cual consiste en el reencauzamiento del río Rímac para ganar terreno en la ribera.

Siempre con la idea de ganar espacios públicos y áreas verdes, "logramos convencer a los brasileños (inversionistas) para renegociar el contrato original. Quedamos en crear esta obra complementaria que les generaría más entradas por peajes a ellos y más áreas verdes para la ciudad", recuerda Ortiz.
Precisamente, el proyecto Línea Amarilla cambió de nombre a Vía Parque Rímac, bajo ese concepto. "Se trata de decir que es la vía que pasa por el parque del Rímac", explica el arquitecto desde su oficina en el distrito de Miraflores.

Fue así como el proyecto fue financiado con capital privado de un fideicomiso que bordea los 74 millones de dólares.
En la actualidad se calcula, según estudios realizados por la anterior gestión, que existen más de un millón de metros cuadrados de terrenos  "vacíos" en el Centro Histórico de Lima que son usados como almacenes y tiendas. Se estima también que los turistas solo recorren el 10% del Centro y esto se debe a que los espacios públicos se encuentran aislados.
Por todas esta razones, según Ortiz de Zevallos, es una obligación recuperar el río Rímac. Y para eso está Río Verde.

RÍO VERDE EN CUATRO EJES 

El proyecto, que beneficiaría a dos millones de personas, se divide en cuatro ejes: el primero consiste en la creación de un malecón de 2.5 kilómetros que conecte a la alameda Chabuca Granda con el Parque de la Muralla y el Gran Parque de Lima que estará en la zona de Cantagallo. "Actualmente estos espacios están aislados. Además, el suelo público abandonado se transformará en un malecón que traerá paseos peatonales y de bicicletas, un conjunto de 13 plazas y 7 rampas de acceso desde diversos puntos", dice el encargado de este proyecto.

El segundo eje se basa en la construcción de cuatro puentes peatonales a lo largo de la ribera del río Rímac. La idea es conectar el Cercado con San Martín de Porres a través de la calle Quiroga; San Juan de Lurigancho con El Agustino, por la avenida Mariátegui; Barrios Altos con el Gran Parque de Lima, por el jirón Martinete; y Barrios Altos con San Juan de Lurigancho, mediante el jirón Maynas. Se trata de revalorizar zonas donde la delincuencia y la informalidad abundan.
El tercer eje, el más importante, –de acuerdo a Ortiz de Zevallos– es la creación del Gran Parque de Lima, que albergaría un nuevo museo, con mayor capacidad que el Mali, un anfiteatro en el que podrían ingresar hasta 8 mil personas y diversas plazas. La idea es contar con un Parque de la Exposición con mayor capacidad.

POLÉMICA POR BYPASS  

Antes de pasar al cuarto eje se debe precisar la justificación de la Municipalidad de Lima para no continuar con Río Verde y sí con el bypass de 28 de Julio, usando la inversión del primero. Según la tenienta alcaldesa, Patricia Juaréz, Río Verde no cuenta con un expediente técnico. No obstante, Ortiz de Zevallos la desmiente presentando planos y estudios.
La actual gestión informó que apostó por el bypass, el cual costará 58 millones de dólares y estará terminado a fin de año, debido a que es una obra importante que aliviará el congestionamiento en la zona. "Se dejó de lado la construcción de la Línea 4 del Metropolitano por Río Verde", indica Juárez.
Sobre el paso a desnivel, llama la atención la rapidez con la que empezaron las obras, sin convocar a un concurso público para elegir a la constructora.

Durante estos días se criticó que el bypass no cuente con expediente técnico ni código SNIP aprobado por el Ministerio de Economía, ni la aprobación del Concejo Metropolitano ni estudios viales, ambientales y otro que descarte la existencia de restos históricos o arqueológicos en el subsuelo.
El municipio ha respondido que el proyecto no requiere autorización de los ministerios de Economía y Cultura, ni tampoco código SNIP, por cuanto será financiado con capital privado. También que la autorización de la obra ha quedado viabilizada por la Gerencia de Desarrollo Urbano.
Al respecto, el ex ministro de Transportes Enrique Cornejo afirma que podrían existir problemas legales con el traslado de recursos del proyecto Río Verde para la construcción del nuevo bypass. "La obra no es accesoria, complementaria ni adicional al proyecto Vía Parque Rímac, por lo tanto no se puede construir con el dinero presupuestado. Además, no ha firmado una nueva adenda con la concesionaria".

En tanto, el especialista en temas municipales Julio César Castiglioni señala que este traspaso sin control del Ministerio de Economía ni el Concejo significaría una malversación de fondos, además de un abuso de autoridad si es que no se ha seguido el adecuado proceso.
Por el momento, este proyecto no cuenta con la autorización del Ministerio de Cultura, que le ha pedido más detalles. Asimismo, el cuarto eje de Río Verde, vinculado con la reubicación de 256 familias de la comunidad shipiba de Cantagallo, sigue sin ser solucionado. Estas se han comprometido a dejar la zona de Cantagallo para mudarse a San Juan de Lurigancho. En ese lugar se les iba a construir minidepartamentos, pero parece que ya no.

Organizan marchas en contra del bypass por las redes sociales

-A través de las redes sociales se vienen organizando diversas manifestaciones en contra de la construcción del bypass de la Av. 28 de Julio.
-Este jueves, a partir de las 11 de la mañana, se realizará un plantón petitorio en los exteriores del Ministerio de Cultura, exigiendo que no se permita que inicien las obras del bypass por no contar con la aprobación de este sector, el cual, según señalan los organizadores, tampoco debería permitirlo porque no se tiene un estudio de impacto ambiental.
-Asimismo, este domingo se desarrollará, desde las 4 de la tarde, una protesta en la alameda Chabuca Granda, muy cerca de la zona del proyecto Río Verde. En ese lugar se entregarán volantes y pancartas, invitando a los ciudadanos de a pie a exigir la recuperación del río Rímac.
-Según los organizadores, estas actividades permitirán que se conozca la marcha del 15 de abril, denominada "#15A Destruyendo: La Marcha por los 100 Días", en referencia al tiempo de gestión de Luis Castañeda Lossio.

ENFOQUE
Wilson Valles
Dirigente de la comunidad shipiba de Cantagallo.

Nos sentimos burlados  y discriminados

Luego de lo sucedido con el proyecto Río Verde, que nos afecta mucho, nos reunimos para ver qué acciones vamos a tomar. Por el momento, hemos enviado una carta notarial al alcalde de Lima, Luis Castañeda. Si él no nos contesta estamos planeando tomar acciones legales y realizar protestas y plantones en los siguientes días porque se están vulnerando compromisos pactados y, sobre todo, se están vulnerando nuestros derechos.
Nosotros cuando conocimos la decisión de la actual gestión de la Municipalidad de Lima (19 de marzo), nos sorprendimos porque días antes nos habíamos acercado para conversar con el señor Castañeda. Por eso nos sentimos burlados nuevamente por él.

También nos sentimos discriminados al haber oído las declaraciones del gerente de Promoción de la Inversión Privada (del municipio de Lima), Jaime Villafuerte, quien señaló que el proyecto Río Verde solo beneficiaba a un grupito de shipibos.
Lo que queremos es que no nos afecten y acuerden trasladarnos al terreno que ya ha sido comprado, en San Juan de Lurigancho, con el dinero del  fideicomiso (del proyecto Río Verde). Nosotros pedimos que se respeten nuestros derechos.

EN CIFRAS

74 mlls
de dólares iba a costar Río Verde, a través de un fideicomiso.
58 mlls
de dólares es la inversión del bypass entre las avenidas 28 de Julio y Arequipa.

CLAVES

-Enrique Cornejo y Julio Castiglioni solicitan a la Contraloría y al MEF fiscalizar las acciones del municipio de Lima.
-La Procuraduría Anticorrupción ya está observando los gastos del bypass.

www.larepublica.pe/05-04-2015/el-rio-verde-que-4-gestiones-ediles-trabajaron-y-que-castaneda-niega 

viernes, 27 de marzo de 2015

Cultura objeta nuevo by-pass porque no tiene su consentimiento

La teniente alcaldesa de Lima, Patricia Juárez, reiteró el domingo pasado que los nuevos by-pass en la avenida Arenales y en el eje Arequipa y Garcilaso de la Vega no requieren autorización del Ministerio de Cultura (Mincul). Sin embargo, las autoridades de ese sector no piensan igual. Mediante oficios enviados a la Municipalidad de Lima, este despacho objeta el inicio de la construcción del by-pass sin su consentimiento.


El Comercio accedió a un oficio enviado a la gerente municipal Ada Nelly Constantino Fernández, el pasado 20 de marzo, en el que el Ministerio de Cultura solicita con carácter de urgencia una copia del proyecto para conocer detalles del mismo y así "garantizar el riguroso cumplimiento de las normas de protección del Patrimonio Cultural de la Nación".
Este documento fue recibido por la comuna capitalina el lunes 23.
Al no tener respuesta, el Mincul le recordó a la comuna que la obra debe tener un Proyecto de Evaluación Arqueológica (PEA) para descartar la existencia de restos históricos o arqueológicos en el subsuelo, ya que -según el video promocional- el área donde se harán los by-pass está dentro de la zona monumental de Lima.
La avenida Garcilaso de la Vega está dentro del Centro Histórico.

BY-PASS SÍ NECESITA APROBACIÓN DE CULTURA

"Todos los proyectos sean públicos o privados deben tener la autorización del Ministerio de Cultura porque es el órgano tutelar de los bienes patrimoniales", advierte la arquitecta Silvia De los Ríos, experta en patrimonio del Centro de Investigación, Documentación y Asesoría Poblacional (Cidap).
Ello está regulado por la Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación (Ley 28296) y el Reglamento de Intervenciones Arqueológicas D.S. 003-2014-MC.

Según ha declarado Patricia Juárez, el by-pass es parte del proyecto Línea Amarilla y  por ello "no requiere SNIP porque está financiado con dinero privado. No estamos modificando el contrato de concesión". Es decir, el by-pass deriva de una concesión.
Pero el artículo 30 de la Ley 28296 señala que las concesiones deberán contar con la autorización previa del Ministerio de Cultura. Las concesiones que se otorguen sin observar lo dispuesto son nulas de pleno derecho.
¿Cómo se obtiene la autorización? Presentando el PEA, que luego debe ser aprobado por el ministerio. Adicionalmente la comuna limeña tiene que entregar su Plan de Monitoreo Arqueológico (PMA), que garantiza que un arqueólogo estará presente durante toda la etapa de excavación para supervisar posibles hallazgos.
Nada de eso se ha cumplido hasta el momento. Los oficios enviados por el Mincul son "una advertencia [a la Municipalidad de Lima] para no ejecutar el proyecto sin su visto bueno", indicó a El Comercio una fuente de ese sector.

A pesar de que la Municipalidad de Lima aún no ha cumplido con estos requisitos, desde el jueves 19 de marzo empezaron las excavaciones en la plaza ubicada en la Av. 28 de Julio. Estos trabajos, sin embargo, podrían ser paralizados.
"Si la obra no cumple con los permisos requeridos, el ministerio está facultado para disponer la paralización", advirtió De los Ríos.

http://elcomercio.pe/lima/obras/cultura-objeta-nuevo-by-pass-porque-no-tiene-su-consentimiento-noticia-1800368  

miércoles, 25 de marzo de 2015

Shipibos de Cantagallo dan ultimátum a Castañeda: Denuncian ser discriminados

La comunidad shipiba de Cantagallo envió un ultimátum al alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio. Remitieron una carta notarial a la autoridad edil, mediante la cual demandan que el burgomaestre explique qué se está haciendo con los recursos asignados al cancelado proyecto Río Verde, impulsado en la gestión anterior.
Sus razones de descontento se entienden toda vez que se tenga en cuenta que el proyecto iba a beneficiarlos con el traslado de sus hogares, ubicado de formas precaria en la ribera del río Rímac.
Buscan una repuesta oficial, para que puedan tener mayores elementos que faciliten acciones legales que impidan que la voluntad política del Castañeda prospere a costa de afectarlos.

Río Verde era un proyecto que buscaba convertir 6 kilómetros de ribera del río Rímac en áreas verdes, en las que habría espacios de recreación. Ello tras la reubicación de las familias de Cantagallo a un condominio de San Juan de Lurigancho. Fue cancelado para usar sus fondos en otra obra, la del by pass de la av. 28 de Julio con Garcilaso de la Vega, en el centro de Lima.  
La situación es más grave; la comunidad shipiba ya no cuenta con agua ni energía eléctrica. Los servicios básicos les fueron cortados. Los niños son quienes más sufren las consecuencias de la falta de agua y desagüe; están expuestos a epidemias y a las altas temperaturas.

El secretario de Organización y Defensa de la Comunidad Shipiba, Juan Fernández, comunicó que se sienten discriminados por el actual gobierno de la ciudad metropolitana.
“Prácticamente es ignorarnos, marginarnos. Lo dijo el señor Villafuerte (gerente de Promoción de la Inversión Privada de la MML): ‘¿Qué prefieren, que beneficie a todo Lima o a un puchito de nativos?’”, expresó Fernández. 

http://www.tvperu.gob.pe/informa/locales/shipibos-cantagallo-ultimatum-castaneda-denuncian-discriminacion

domingo, 22 de marzo de 2015

Río Rímac recibe 173 descargas contaminantes en su recorrido

Lima, mar. 19. Las aguas superficiales del río hablador reciben 173 descargas contaminantes de tipo doméstico, industrial, agropecuario y minero metalúrgico, lo que deteriora cada vez más la calidad del agua, informó el viceministro de Construcción y Saneamiento, Francisco Dumler Cuya.

Fue en el marco de la acción cívica de limpieza y reforestación realizada por el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento en la margen derecha del río Rímac, como parte de las actividades de sensibilización por Día Mundial del Agua.

Dumler Cuya expresó que, a partir del puente Ricardo Palma hasta las bocatomas de La Atarjea, la calidad del agua superficial del río se deteriora, debido a la contaminación por metales y a que las cargas orgánicas y bacteriológicas son elevadas.

"En la mayoría de los casos sobrepasan los límites máximos permisibles establecidos en los Estándares de Calidad Ambiental para agua (ECAs), siendo el río Huaycoloro uno de los puntos de mayor contaminación. La presencia de metales pesados y arsénico en este recurso hídrico es elevado", señaló.

Dijo que el río Huaycoloro es una grave fuente de contaminación para este río debido a que traslada vertimientos de origen industrial, doméstico y otros contaminantes químicos y biológicos que ocasionan problemas operativos, especialmente en la desinfección del agua que se realiza en las  Plantas de La Atarjea.

Precisó que Sedapal, como empresa adscrita al Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, realiza muestreos y análisis fisicoquímicos y biológicos de manera periódica y estacional de acuerdo a los puntos de monitoreo.

Además,  evalúa los efectos de los vertimientos de residuos líquidos industriales y el  impacto de estas descargas sobre la calidad del agua del río. La empresa cuenta con 29 estaciones de monitoreo desde la laguna Ticticocha hasta la llegada a las bocatomas de las Plantas de La Atarjea, incluyendo  los ríos Santa Eulalia, Aruri, Blanco y quebrada de Huaycoloro.

En la acción cívica de limpieza y reforestación también participaron el gerente general de la empresa, Marco Vargas Medina, trabajadores y estudiantes extranjeros voluntarios del Rotary Club.