domingo, 21 de junio de 2015

Recuperación de cuenca de río Rímac demandará US$ 540 millones

Lima, jun. 19. Recuperar la cuenca del río Rímac, afectada por una serie de fuentes contaminantes, demandará una inversión de 540 millones de dólares, independientemente de los gastos operativos, informó hoy el jefe de la Autoridad Nacional del Agua (ANA), Juan Carlos Sevilla Gildemeister.
Tras una reunión de concertación institucional sobre la problemática ambiental en dicha cuenca, Sevilla precisó que unas 1,185 fuentes contaminantes afectan actualmente al río Rímac, que abastece de agua potable a Lima y Callao.

En la cita se presentaron los avances para lograr recuperar el río hablador, como la creación de la Comisión Multisectorial para la Recuperación de la Calidad de los Recursos Hídricos de la Cuenca del Río Rímac y el Plan Maestro para la Restauración del Río Rímac. 
Asimismo, otros avances son los estudios para la identificación de las fuentes contaminantes, la distribución de vertimientos de aguas residuales sin tratamiento y la distribución de botaderos de residuos sólidos en la cuenca del Rímac. 

Mediantes dichas investigaciones se puede identificar cuáles son los distritos con mayor emisión de vertimientos de aguas residuales sin tratamiento, así como los de mayor incidencia en emisión de residuos sólidos. Los estudios se realizaron por medio de un convenio con la cooperación coreana.
Sevilla Gildemeister subrayó que la reunión buscó aterrizar los esfuerzos dispersos y aislados en la materia, y confió que el encuentro sea el punto de partida para aunar voluntades. 

Participaron de esta reunión representantes de las entidades involucradas como la Municipalidad Metropolitana de Lima, Gobierno Regional de Lima, municipalidades provinciales del Callao y Huarochiri; ministerios de Agricultura y Riego, del Ambiente y de Energía y Minas, Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento, Sedapal, entre otros.


Plan de Acción 2015

El Plan Maestro para la Restauración del Río Rímac tiene un horizonte que va desde el año 2016 al 2021 y se aplicará en tres fases.
En lo que respecta a las acciones desarrolladas durante este año, se ha impulsado la creación del Consejo de Recursos Hídricos de Cuenca Chillón-Rímac-Lurín, que ya está conformado y consensuado, y solo falta la emisión del decreto supremo para su creación. También se planean medidas no estructurales para fomentar una cultura del agua y manejo integral del río, gestión desde la parte baja y alta de la cuenca.

Jorge Ruiz de Somocurccio, consultor de la Municipalidad Metropolitana de Lima, planteó hacer un parque lineal, donde el río puede ser un gran espacio de encuentro familiar.  Propone liberar la franja ribereña para las inversiones privadas  que hagan una alianza público – privada, con obras que miren al río. 
Se ha acordado que en la próxima reunión, que se realizará el 8 de julio próximo, la misión coreana presentará y explicará lo que se debe hacer en el mediano, corto y largo plazo para la recuperación del río Rímac. 
El Plan Maestro para la Restauración del Río Rímac será el documento rector del equipo o grupo de trabajo de las instituciones involucras en la gestión de la cuenca del Rímac.
 

lunes, 20 de abril de 2015

Arquitecto Ortiz de Zevallos sustenta viabilidad del proyecto Río Verde

Durante la entrevista que concedió en el set de 7.3 Noticias, el arquitecto Augusto Ortiz de Zevallos sustenta viabilidad del proyecto Río Verde, que fue cancelado por la gestión de Luis Castañeda Lossio para dar paso al by-pass y alameda de la avenida 28 de Julio.

Ortiz de Zevallos demostró su idea sí consta de sustento técnico: un total de tres mil planos con detalles desde la construcción de un anfiteatro, puentes, servicios de electricidad, agua y hasta un plan de desvíos que se usaría en plenas obras.

http://www.tvperu.gob.pe/informa/locales/arquitecto-ortiz-de-zevallos-sustenta-viabilidad-del-proyecto-r-o-verde

domingo, 19 de abril de 2015

Sedapal gasta S/. 30 mllns más para eliminar agentes contaminantes de río

Lima, abr. 18. Sedapal ha incrementado en S/. 30 millones más sus costos de operación para eliminar los agentes contaminantes del agua que capta de la cuenca del río Rímac y asegurar así la calidad del líquido elemento que llega a los hogares de Lima y el Callao.

Así lo informó a Andina el gerente general de dicha empresa, Marco Vargas Medina, quien detalló que desde hace tres años se debe invertir, anualmente, dicha cantidad en la compra de carbón activado, un producto químico utilizado para la purificación de agua potable.


Vargas recalcó que a lo largo del río Rímac existen 173 puntos donde mineras, industrias, negocios y la propia población vierte contaminantes. Uno de los puntos de mayor problema, anotó, es el río Huaycoloro, que desemboca en el Rímac y está cerca de la planta de captación de La Atarjea.

"Hay muchas industrias que vierten sus desagües industriales, eso incrementa terriblemente nuestros costos de operación. Desde hace tres años usamos el carbón activado, pero también hay otros insumos químicos que tenemos que añadir", comentó.

No obstante, dijo que Sedapal cuenta desde hace mucho tiempo con un sistema de gestión de calidad que garantiza la calidad del agua potable que llega a los hogares de Lima y del Callao.


Actualmente, existe un comité integrado por la Autoridad Nacional del Agua, el Ministerio del Ambiente, entre otros, para solucionar pronto el problema de la contaminación en el Rímac. Vargas hizo un llamado a los integrantes de dicho grupo para que se apliquen severas sanciones contra los responsables.

"Debemos acelerar más los temas de fiscalización y control para sancionar a quienes haya que sancionar. Cada una de las industrias y comercios deben pagar sus costos ambientales, deben realizar un tratamiento ambiental antes de verter esos desechos", puntualizó.

Manifestó que otro problema observado en los últimos tiempos, debido al cambio climático, es la aparición de algas dentro de la cuenca del Rímac, lo que hace que se tenga que adicionar más elementos químicos.

Sedapal se abastece del 80% del agua superficial y 20% de pozo de agua subterráneo. Ese 80% procede básicamente de la cuenca del río Rímac y otro porcentaje menor del río Mantaro, que se trae al Rímac a través un túnel.

Solo en el año 2010 potabilizar el agua potable para los habitantes de la capital demandó a Sedapal una inversión de 12.7 millones de soles.
 

El 10% no sale con parques y jardines, la sordera del mudo


http://www.larepublica.pe/carlincaturas/carlincatura-2015-04-19

Ortiz de Zevallos: “Este es el expediente técnico de Río Verde”

Arquitecto que elaboró el proyecto para la recuperación del río Rímac que fue anulado por el alcalde Luis Castañeda Lossio, demuestra que su idea sí consta de sustento técnico: un total de tres mil planos con detalles desde la construcción de un anfiteatro, puentes, servicios de electricidad, agua y hasta un plan de desvíos que se usaría en plenas obras.
Renato Arana

Río Verde era el proyecto que le cambiaría la cara a seis kilómetros de la horrible ribera del río Rímac. La gestión de Susana Villarán dio el visto bueno para su ejecución, pero el proyecto no sobrevivió al cambio de mando con la llegada de Luis Castañeda Lossio.
El nuevo alcalde consideró destinar esos fondos para financiar la construcción del bypass y alameda de la avenida 28 de Julio en el Cercado de Lima: un proyecto que no cuenta con estudio de impacto ambiental y que no tiene la aprobación del Ministerio de Economía y Finanzas.
A pesar de estos serios cuestionamientos, el burgomaestre de Solidaridad Nacional argumentó que una de las razones para desistir de recuperar el río Rímac era que Río Verde no contaba con sustento técnico: "Nunca hubo proyecto".


A esto se sumó lo dicho por Ángel Delgado, asesor legal de la Gerencia de Promoción de la Inversión Privada de la Municipalidad de Lima, quien ratificó la ausencia de un expediente técnico y manifestó que lo único que había del proyecto era "un dibujo".
Esto desató la molestia del artífice del proyecto Río Verde, el arquitecto Augusto Ortiz de Zevallos, quien refuta tanto a Castañeda como a Delgado y asegura que si se hubiera dedicado a exponer los tres mil planos que conforman el proyecto al final nadie iba a entenderlo.
"El expediente técnico que tanto mencionan, significa el conjunto de los planos, especificaciones técnicas, metrados que hacer para que una obra pueda ser realizada", explica Ortiz de Zevallos (ver imágenes en la infografía).

Pero antes, conozcamos más a profunidad el proyecto Río Verde.
Se planeaba la construcción de un malecón de dos kilómetros y medio de longitud con paseos peatonales, plazuelas, bancas. Se habría también ampliado la alameda Chabuca Granda para conectarla con la alameda ribereña.
Además la zona del jirón Amazonas se convertiría en un gran espacio cultural  que complementaría la actividad de los vendedores de libros usados en un área total de 5.114 metros cuadrados. Se conectaría con la zona de Acho (también recuperada para ofrecer varios conciertos al año) por medio de un remozado puente Balta. Y más al este se instalaría el polideportivo Martinete.

Además, la ribera del Rímac tendría un auditorio en forma de abanico que albergaría a ocho mil personas (mucha mayor capacidad que su similar en el Parque de la Exposición) para apreciar eventos culturales, exposiciones, conciertos. En la isla Cantagallo, además, se proyectaba un museo.
El proyecto incluía la construcción de cuatro puentes  ribereños de estilo colgante: Mariátegui, en San Juan de Lurigancho; Martinete y Mainas, en el Cercado de Lima; y Quiroga, en  San Martín de Porres.

PASO POR PASO

Ortiz de Zevallos pasa a explicar cómo es que elaboró el expediente técnico que tantas veces ha sido negado por las autoridades ediles.
Comienza por el anfiteatro, que es una de las figuras más fácilmente reconocidad por el ojo entrenado (ver imagen a la derecha).
"Primero, se necesita establecer un escenario de topografía para determinar dónde va a estar. Luego se pasa al trazado. Una vez que tenga definido dónde lo voy a hacer, pongo los postes y establezco la geometría de todo: con estos radios y ángulos voy a hacer estas tribunas, etc.", inicia.

El estudio de resistencia de suelos también se toma en cuenta para evitar que, a futuro, la estructura (en este caso, el anfiteatro) se hunda por estar construido sobre terreno blando. Señala que el expediente técnico, “para que entienda bien Castañeda y compañía”, es tan minucioso que, por ejemplo, para el caso de las vigas se detalla cuántos fierros las conformarán, el grosor, a qué distancia se van a colocar uno respecto del otro, tipo de material de relleno, etcétera.
"Así yo puedo sacar un presupuesto exhaustivo porque ya tuve la obra especificada, paso por paso", expresa indignado el arquitecto. "No solamente eso –continúa–, además el expediente técnico incluye expedientes de servicios para saber el número de lámparas que se necesita, lavabos, urinarios, sistemas de drenaje para lluvias, cámaras de seguridad, alarmas, para tener una idea".

En cuanto a los cuatro puentes ribereños, el expediente técnico es tan completo que hasta se especifica en qué lugar deberán posarse las grúas, o en el caso de las excavadoras, las dimensiones de los forados y en cuánto tiempo se lograrían.
Otro estudio importante en este punto se refiere a los estudios de base. "Como hay huaicos en Lima en la época de verano, vienen con una fuerza determinada, se estudia el comportamiento del flujo fluvial para evitar que se formen socavaciones en las bases de los puentes. Con esos estudios uno tiene la data para plantear soluciones", afirma.
El referido expediente también aborda el sentido del tránsito, maniobras para que el tráfico no se afecte durante las obras, instalación de paraderos para los que quieran llegar al parque, rampas para discapacitados o tachas reflectivas.

De esta manera, resalta Ortiz de Zevallos, el proyecto se elaboró para evitar el menor impacto externo posible, ya que a diferencia de otras obras de gran envergadura, Río Verde no interferiría con el flujo vehicular de los alrededores. A ese ritmo, calcula, se podría haber tenido listo el malecón en medio año y la construcción de los cuatro puentes en ocho meses.
"Todo está en los planos. ¡Todo, todo!... ¿0 qué es lo que falta? ¡Decisión!", insiste.
Además, el rescate del río Rímac generaría nuevas oportunidades de negocios para los vecinos de las zonas aledañas, al convertirse la zona en atractivo turístico: "En cambio, el bypass no generará
ninguna rentabilidad a la población de la zona".

INTERVENCIÓN CENTRAL

Incluso, algunos de los propios representantes de Solidaridad Nacional, la agrupación de Castañeda, se muestran en desacuerdo con la anulación del proyecto. El alcalde del distrito del Rímac, Enrique Peramás, expresó que tiene esperanza de que Río Verde sea tomado en cuenta por esta gestión, pese a que el alcalde de Lima  dijera que fue por "razones técnicas y de presupuesto".
"Que no lo retome solo el municipio sino también debe haber participación plena del gobierno central", indicó el burgomaestre bajopontino.

Ortiz de Zevallos señala que esta posibilidad no es tan lejana, pues proyectos similares como en Medellín (Colombia) han tenido intervención del gobierno central. Y, continúa, el nuestro lo puede llevar a cabo porque se involucrarían una serie de ministerios.
"Por ejemplo, en el Centro Histórico, el suelo es baratísimo porque no hay demanda, pero si hay un parque inmenso a pocos metros donde puedas ir a pasear, a hacer footing, entonces la percepción de vivir en el Centro cambia porque lo pones en valor. Entonces, las empresas constructoras van a interesarse. Ahí, la cartera de Vivienda generaría que haya una inversión grande", explica.

En cuanto al sector cultura, continúa, se debe apoyar el rescate del Centro Histórico, convirtiendo un inmueble que actualmente es utilizado como depósito en un lugar atractivo para el turismo. "Porque el turista más pasa su tiempo en Miraflores, precisamente porque el Centro no tiene mucho que ofrecerle", lamenta.

CLAVES

Mistura. Ortiz de Zevallos explicó que una de las ideas es que la feria gastronómica Mistura se desarrollase en los malecones al lado del río Rímac.
Se lamenta.  Enterado de la cancelación del proyecto, Gastón Acurio indicó que era 'su sueño' que la feria gastronómica fuera junto al Río Hablador, ya que sería de fácil acceso: "Hace años abogamos por la recuperación del Rímac. Beneficia a toda la ciudad. Generaría miles de proyectos y oportunidades".

Cronología: de Jorge del Castillo a Castañeda​

El arquitecto y urbanista Augusto Ortiz de Zevallos presentó originalmente el proyecto Río Verde en 1981, durante un foro que se realizó en la capital.
Seis años más tarde, esta iniciativa se concretó, publicó y aprobó por el Concejo Metropolitano en el marco del Plan del Centro de Lima, durante la gestión de Jorge del Castillo.
En 1989, el Concejo lo consideró dentro del PlanMet (Plan de Desarrollo Metropolitano de Lima y Callao 1990-2010). El proyecto, que en aquel entonces se llamaba Parque del Río Hablador, fue una herramienta útil para que el Patronato de Lima lograra que el Centro Histórico se declare Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Durante el periodo de Ricardo Belmont, el proyecto quedó perfilado y diseñado, con aprobación del Instituto Nacional de Cultura.
Ya en 1997, el alcalde Alberto Andrade toma el proyecto para recuperar el río Rímac ya que lo considera un plan eje de la ciudad. No obstante, es dejado de lado al tomar el mando de la ciudad Luis Castañeda Lossio.
Recién sería en el 2011 cuando Susana Villarán toma interés en este trabajo técnico. Lo unió al proyecto Línea Amarilla y este último pasó a llamarse Vía Parque Rímac. Hoy, otra vez es dejado de lado por Luis Castañeda.

http://www.larepublica.pe/19-04-2015/ortiz-de-zevallos-este-es-el-expediente-tecnico-de-rio-verde